Yo no soy capaz de entender el motivo por el que mis hijos sienten tanto rechazo hacia el pescado cuando, de pequeñitos, lo comían perfectamente. Salvo que se lo ponga rebozado y frito, nuestra comida se puede alargar