Cuando mi amiga Teresa se casó, muchos planes de viernes noche pasaron a ser en su casa